Fondos de inversión > Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

Los importes mínimos los marcan las gestoras pero, generalmente, desde unos pocos euros puedes acceder a la mayor parte de los fondos. Otra opción es invertir en nuestras Carteras Multiperfil, compuestas por varios fondos elegidos por expertos de la inversión. Este producto está disponible desde sólo 10 euros y hay cinco opciones, en función de tus expectativas y tolerancia al riesgo.

Fondos de renta fija (deuda): Invierten la mayoría del patrimonio en activos de renta fija, como bonos, obligaciones, letras y pagarés. Estos fondos, por lo general, implican un riesgo medio o bajo, pero no hay que confundir 'renta fija' con 'rentabilidad fija'. Los fondos de renta fija pueden dar pérdidas, principalmente por los tipos de interés.

Fondos de renta variable (bolsa): Estos son para valientes. Pueden dar altas rentabilidades pero también números rojos abultados. Invierten la mayor parte del patrimonio en acciones de empresas cotizadas del Ibex 35, Dow Jones, S&P o cualquier otro índice. En este grupo hay subcategorías según la situación geográfica (fondos de bolsa española, europea, americana, emergente...), el sector (compañías tecnológicas, mineras, telecos, financieras...) o cualquier otra característica.

Fondos mixtos: Invierten parte de su patrimonio en renta fija y parte en bolsa. Hay mixtos para perfiles más arriesgados, en los que pesa más la inversión en acciones y otros con riesgo más moderado, donde pesa más la renta fija. También están los mixtos flexibles, en los que, según la visión del experto que gestiona el fondo, a veces hay más inversión en bolsa y otras en renta fija.

Fondos globales: Invierten donde quieren y como quieren. Tienen la libertad para colocar el dinero en renta fija o variable, diferentes divisas, mercados, sectores... En esta categoría puedes encontrar fondos con alto riesgo.

Fondos temáticos: Invierten en compañías ligadas a sectores concretos. En esta categoría cada vez cobran más relevancia las megatendencias de la sociedad del futuro como, por ejemplo, el envejecimiento de la población y la salud, los avances tecnológicos, la robótica, la biotecnología, las energías renovables, el agua...

Hay miles de fondos, por lo que asumirás el riesgo que tú quieras. Puedes invertir en fondos muy conservadores y en otros para valientes. Generalmente, si quieres lograr una rentabilidad alta deberás asumir un elevado riesgo, lo que supone que podrás asumir pérdidas. Lo más importante para definir tu perfil de riesgo es tener claro durante cuánto tiempo estás dispuesto a mantener tu inversión y qué minusvalías estás dispuesto a asumir. Recuerda que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Es el precio que tiene cada participación en un fondo de inversión en cada momento. Se calcula dividiendo el patrimonio del fondo entre el número de participaciones. A su vez, el patrimonio se calcula en función de los precios de mercado al que cotizan los activos que forman parte de la cartera del fondo, restando gastos y comisiones. La gestora calcula y publica diariamente el valor liquidativo del fondo, aunque en algunos productos la frecuencia puede ser menor.

Cada día, expertos profesionales de la gestora del fondo buscan oportunidades de inversión y vigilan la evolución de las inversiones ya realizadas en función de los acontecimientos macroeconómicos y las noticias empresariales  y lo ajustan al riesgo para maximizar la rentabilidad. A cambio de su trabajo, los inversores han de pagar una comisión que varía de un fondo a otro.

En cualquier momento. Decimos que los fondos tienen liquidez diaria porque todos los días marcan un precio al que puedes comprar y vender tus participaciones. Desde que ejecutes la orden de vender, como máximo, verás el dinero en tu cuenta en cinco días. Hay que tener en cuenta que algunos fondos establecen comisiones de reembolso si retiras tu dinero antes de un plazo determinado.

Tendrán que pagar a Hacienda el 19% de los beneficios hasta 6.000 euros. Si el rendimiento excede esa cifra, hasta 50.000 euros, el pago de impuestos sube hasta el 21%. Si la ganancia es mayor, abonará el 23% en impuestos.

Los inversores son los propietarios de cada participación (el patrimonio del fondo dividido entre el número de inversores) y pueden venderlas cuando quieran. Los valores en los que invierten los fondos no forman parte del balance de los bancos, sino que están custodiados por entidades depositarias y, en caso de que quebrase el banco o la gestora –improbable, pero un riesgo al fin y al cabo-, el fondo no se disuelve, sino que se sustituye a la entidad y el partícipe mantiene su misma inversión.

La cuenta, sin comisiones
En MyInvestor no te cobramos comisiones ni por custodia, ni por cambio de comercializador, ni por traspasar tus fondos de inversión desde otras entidades.

Tarifa plana
En las carteras de fondos Multiperfil te lo ponemos fácil. Aplicamos sólo una tarifa plana anual de gestión del 0,65% anual para importes hasta 50.000 euros y del 0,55% para importes superiores. Además, los fondos que componen estas carteras aplican sus propias comisiones que se descuentan del valor, por lo que tú no tendrás que hacer un pago explícito. Las carteras tienen una comisión de éxito del 9%.

Comisiones a la carta
Los Fondos Plus aplican comisiones diferentes, dado que cada producto es un mundo. A través de nuestra plataforma premium de fondos puedes comprar comprar cualquier producto, pero es la gestora la que define las comisiones de su fondo. 

Los partícipes son las personas que invierten en el fondo. Cada partícipe es propietario de una parte del patrimonio del fondo, en proporción al valor de sus aportaciones, es decir, al dinero que ha invertido.

Es la sociedad que invierte el patrimonio del fondo –resultado de las aportaciones de cada inversor- en diferentes tipos de activos (acciones, bonos, divisas…). El tipo de activos en los que invierte están definidos por la política de inversión. Además, todas las características del fondo (comisiones, riesgo, horizonte temporal...) figuran en un documento llamado folleto informativo y en el resumen DFI  (Datos Fundamentales para el Inversor) del que es responsable la gestora.

La entidad depositaria custodia el patrimonio del fondo (valores, efectivo) y asume ciertas funciones de control sobre la actividad de la gestora, en beneficio de los inversores.